Ante la baja incidencia en el país del covid-19, la poca asistencia de personas en busca de la vacuna y el bajo nivel de hospitalización a causa de la enfermedad, centros de inoculación y áreas destinadas a la pandemia en diversos centros de salud han cerrado sus puertas.