Con mucho pesar, Rafael Antonio Jiménez recuerda el momento que desaprensivos lanzaron una sustancia a sus ojos lo que provocó que perdiera la visión.