A fin de evitar nuevos incidentes de violencia, las autoridades reforzaron la presencia de militares en las estaciones de los autobuses y otros puntos estratégicos de la zona.