Tras concluido el plazo de registro de motores, miles de motoristas que no cumplieron con el trámite y no portan el número de registro en el casco corren el riesgo de ser multados por agentes de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) en las principales avenidas, mientras otros cientos acuden a la INTRANT a completar el registro.