El círculo virtuoso de la administración de justicia se logra con jueces probos, íntegros, independientes y un Ministerio Público capacitado para investigar, levantar pruebas legales, organizando acusaciones sólidas.