Luego de más de siete horas, la fiscalía de Santo Domingo Oeste logró convencer que un nacional chino no se lanzara de un tercer piso de una cabaña ubicada en el 12 de Haina, donde supuestamente laboró por más de cinco años.