Los elevados precios de los alimentos y los combustibles obligan a residentes de sectores populosos del Gran Santo Domingo a rehacer sus tradicionales planes de esta Semana Santa para no gastar el dinero que aseguran les serviría para abastecer sus despensas y sus vehículos.