Pese al duro golpe que aseguran ha representado el aumento de precio de los fletes y la pandemia, vendedores de pacas de la capital se muestran esperanzados en que la época navideña dinamice el reducido flujo de personas que llega actualmente en sus establecimientos.