Debido al rebrote que enfrenta el país, la Clínica Cruz Jiminián volvió a saturarse y está funcionado al cien por ciento de su capacidad, por lo que sus autoridades se verán en la necesidad de colocar más camas, mientras pacientes esperan que se desocupe un espacio para ser ingresado.