REDACCIÓN.- Un equipo científico de Estados Unidos asegura que un cóctel de nutrientes químicos activos que se encuentran en alimentos como el brócoli, las uvas, las manzanas, el queso de soja y la raíz de la cúrcuma es capaz de suprimir el crecimiento de las células de cáncer de mama y conducir a la muerte de las mismas sin producir ningún daño a las células sanas.

[jwplayer mediaid="244424"]