Subir el precio a sus menús o disminuir la porción de carne en sus platos del día, son las alternativas que evalúan los dueños de comedores y puestos de pica pollos para paliar el aumento del precio del pollo y su escasez, tras detectarse la peste porcina africana en el país.


Las amas de casa aseguran verse en la necesidad de sustituir este alimento por otros.