El anuncio de las autoridades de que los niveles de delincuencia han reducido en un 8 por ciento en las últimas semanas es recibido con apatía por parte de comerciantes de barrios del Gran Santo Domingo, quienes reportan haber sido blanco de recientes atracos.