Los apagones y alzas en la tarifa eléctrica también comienzan a impactar en la producción y ponen en jaque a las empresas que se debaten entre aumentar los precios de sus productos y servicios con el riesgo de reducir sus ventas y utilidades.