Mientras la reforma policial no se concreta y la opinión pública cuenta con escasa información sobre los trabajos de la comisión encargada de diseñar su reestructuración, comerciantes y amas de casas confiesan que cada día desconfían más de la Policía y se sienten más inseguros al salir a las calles.