Al asegurar que la delincuencia ha llegado a un punto en el que ya no se sienten seguros ni en sus hogares, residentes de barrios populares de la capital se han visto obligados a cambiar sus horarios y hábitos para prevenir atracos.


Según una especialista, ya comienza a verse el impacto de la inseguridad en el comportamiento de la ciudadanía.