Entre el uno y dos por ciento de la población dominicana padece de artritis reumatoide, enfermedad invalidante que puede afectar la capacidad y hasta la calidad de vida de quien la padece.