Las leyes no son suficientes para impulsar reformas estructurales, pues se requieren voluntad política y el compromiso de la sociedad para alcanzar las metas.