Además de haber usado la sede de la PGR como supuesto comando de campaña peledeísta e instalar un “software” para espiar y mantener el control de todas las computadoras del Ministerio Público, el exprocurador Jean Alain Rodríguez y demás implicados en la denominada Operación Medusa cobraban un “peaje” del 20 por ciento a las constructoras que ya tenían preseleccionadas para participar en el Plan de Humanización del Sistema Penitenciario, según informaciones que circulan de la acusación formal presentada por la fiscalía.


Ver más en www.noticiassin.com