Conforme se reactiva el sector comercial con la entrega de la regalía pascual próximo a las festividades navideñas, el caos vial se apodera del Gran Santo Domingo y tanto conductores como pasajeros se quejan del impacto económico de los tapones.


Tardar más de horas para llegar a su trabajo, es la odisea que vive cada día del señor Tómas Marte. 


Otros pasajeros consideran que los taponamientos se triplican conforme se reactiva el sector comercial.


Para los choferes del transporte colectivo y privado, el caos vial tiene un impacto negativo en sus ingresos.


Manifestaron que las autoridades deben aplicar medidas efectivas para solucionar la problemática que por años afecta a la población.


Los ciudadanos dijeron esperar que las autoridades elaboren un proyecto para descongestionar las principales vías.