Como deplorables e indignantes calificaron las condiciones a las que fueron sometidos ayer los médicos y personal de salud que laboran en instituciones gubernamentales para recibir los cheques correspondientes a su salario del mes.