Tristeza, consternación y desolación es lo que viven los habitantes de Cabo Haitiano ante la tragedia que ha ocasionado la muerte de al menos 60 personas al explotar un camión cisterna que transportaba combustible en Haití.