Tras un año desde que una explosión de GLP en su casa le dejó quemaduras de gravedad en el 45 por ciento de su cuerpo y severas cicatrices psicológicas, una joven abogada aún reclama que la constructora del inmueble y a la empresa que realizó la instalación de gas se hagan responsables de los daños.