A pesar de la carestía de los productos de la canasta básica, los consumidores se rehúsan a comprar los combos del Instituto de Estabilización de Precios (Inespre ), pues aseguran que los artículos incluidos no llenan sus expectativas.