Varios  consumidores de chicharrón dicen no sentir temor a la enfermedad que está  afectando los cerdos, por lo que   dicen que seguirán comprando el producto.


En tanto que, vendedores afirman que a pesar de lo que está sucediendo con los animales la venta permanece estable.