Mientras las autoridades sanitarias aseguran que amplían el número de camas de cuidados intensivos para casos de COVID en las clínicas y hospitales, la saturación que enfrentan los centros de salud del Gran Santo Domingo por el repunte de la pandemia se agrava por el incremento constante de pacientes que requieren de ventiladores mecánicos, aparatos que también se han agotado.