La promulgación de la Ley 04-23 sobre los Actos del Estado Civil, que permite el intercambio de los apellidos a los ciudadanos que cumplan la mayoría de edad, genera controversia entre feministas y padres de familia.