Las auditorías oportunas, documentadas y con alto rigor técnico son instrumentos imprescindibles para judicializar con bases sólidas la corrupción administrativa, que representa un costo muy alto para el país.