Además de tener que pagar los aumentos en las mensualidades que ya han anunciado varios colegios para el próximo año escolar, los padres de familia comienzan a ahorrar para el pago de libros y útiles, cuyos precios se han incrementado a la par de la inflación.

Para el próximo año escolar los útiles reflejarán alzas de hasta un 30 por ciento, sobre todo los elaborados a base de papel, como cuadernos y resmas, asimismo las pinturas de agua; los lápices de carbón y colores tal vez mantenga su precio, de acuerdo con encargados de comercios mayoristas.