En medio de una crisis de apagones, que amenaza con agravarse por la falta de combustible en la termoeléctrica de Punta Catalina, el inminente desmonte del subsidio eléctrico ya comienza a generar temor entre comerciantes, que advierten que un eventual incremento de las facturas se traducirá en alzas en sus servicios.