La crisis de los haitianos se agudiza cada día más, no solamente por la falta de combustibles también por la escasez  de productos básicos en su país.