Tener una meta es lo que permite medir lo que se ha logrado y pueden estar direccionadas a cualquier ámbito, como el de la imagen, pero no solo en torno a la vestimenta, sino trabajar aquellos aspectos que forman parte de lo que se proyecta como persona.