Familias a la espera de la entrega de las viviendas construidas para los afectados del huracán Georges, negaron que al lugar declarado inhabitable, se estén introduciendo más personas como denuncio en días pasados la gobernadora de esta ciudad.