Al calificar como un “acto de salvajismo” la muerte de Leslie Rosado a manos de un agente de la policía, el presidente Luis Abinader consideró como urgente una reforma a la institución del orden, al tiempo que manifestó que trabaja arduamente en conjunto con todos los sectores de la sociedad para lograrlo.


Con un llamado a la justicia y a detener la violencia policial, fueron sepultados los restos de la víctima.