Pasadas las 10 de la mañana los familiares de la joven Rosmery Ulerio le dieron el último adiós en el Cementerio Nacional.


Los llantos por el dolor e impotencia tanto entre parientes como en vecinos eran incontrolables durante el sepelio de la joven de 27 años, quien recibió dos disparos de la mano del joven Víctor Cuevas, con quien tenía alrededor de dos meses separados, según detallaron los familiares de la occisa antes del entierro.