Justamente en la península de Samaná, que acaba de sufrir el embate del centro del ciclón, las lluvias dejaron incomunicada un poblado y cuantiosos daños a la agricultura, así como la obstrucción de varias vías.