REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Este saudí debió de sentirse el hombre más afortunado de la Tierra, después de que un enorme panel de vidrio cayera desde una gran altura, pasando como una guillotina a solo unos centímetros de su cabeza, resultando ileso.



Fuente: Actualidad RD