REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Una película de terror, pero en la vida real y con increíbles reminiscencias de la película cubana "esperando la carroza", pero lejos de las risas que la comedia a todos nos generó, la realidad supera aquella ocurrente ficción, una clínica en Argentina perdió el cuerpo de una abuela que falleció.

Tras la desesperada búsqueda de su familia, los restos de la mujer fueron hallados en un cementerio de Burzaco  se lo habían entregado "por error" a otra familia que estuvo a punto de cremarlo.