La propuesta de los senadores de reducir sueldos y suprimir exoneraciones de vehículos para disminuir el gasto público, generó debates en el Congreso Nacional. Mientras algunos la califican como “rabieta y chantaje”, otros se muestran a favor ya que consideran que no se puede continuar sacrificando a los más desfavorecidos.