Fue declarado en desacato Miguel Surún Hernández, presidente del Colegio de Abogados debido a su resistencia para permitir una auditoría al gremio de los profesionales del derecho que procuraba realizar la Cámara de Cuentas.


La decisión del órgano fue establecida por medio de una resolución, la cual fue emitida por la sesión ordinaria.