BONAO, República Dominicana.- Decenas de dirigentes comunitarios, diáconos católicos y campesinos de la comunidad de Bejucal en Monseñor Nouel salieron en defensa de Justo Félix Sandoval Acosta acusado de la muerte del niño José Rafael Jourdain, quien desapareció de su residencia del sector Invivienda en Santo Domingo Este y fue encontrado muerto a orillas del río Ozama en el año 2012.

Los dirigentes hicieron un llamado al Procurador General de la República, Francisco Domínguez Brito, en interés de que cesen  las supuestas persecuciones e insinuaciones de los familiares del occiso, sobre Sandoval Acosta, a quien definieron como una persona de moral intachable, honrado y trabajador.​

[jwplayer mediaid="311744"]

​Expresaron que la puesta en libertad de Sandoval Acosta no es fruto de la casualidad, sino de un tribunal que comprobó su inocencia.

Precisaron que demandan justicia contra el supuesto victimario. Por el hecho el nativo de Bonao estuvo preso durante dos años en la cárcel de Najayo, San Cristóbal.

El trágico suceso se originó en el año 2012, cuando agentes policiales se presentaron a su residencia, con el pretexto de hacerle una pregunta, siendo apresado por un hecho que supuestamente no cometió.

Los dirigentes comunitarios, representantes de la iglesia católica y campesinos pidieron a las autoridades del Ministerio Pública buscar al responsable del asesinato que consternó al país.

Solicitaron además que se habrá una nueva investigación del caso con el objetivo de que el crimen no quede impune y se descontinué la persecución contra Sandoval Acosta.

Por: Santiago Pito Acevedo