En medio de llantos y dolor, familiares y amigos sepultaron este sábado en el cementerio Cristo Salvador en Santo Domingo Este, a un hombre que fue víctima de la delincuencia en su propia casa.


Según testigos los desaprensivos irrumpieron a punta de pistola en el hogar del occiso en el sector la Ciénaga del Distrito Nacional y lo lesionaron mortalmente.


Compartiendo en un cumpleaños estaba Pedro Antonio Báez Guzmán, de 57 años, sin imaginar que delincuentes entrarían esa noche a asaltar la familia y quitarle la vida.


En tanto, comunitarios que pidieron reserva de sus nombres y  rostros por temor a represalias, aseguraron que después de que oscurece el sector se convierte en tierra de nadie.


Algunos afirman que han tenido que reforzar las puertas de sus casas porque los desaprensivos penetran a la fuerza.