Con una licencia permanente por un accidente laboral mientras se desempeñada como cocinera en el Comedor Económico en San Juan de la Maguana, una mujer asegura que fue cancelada de esa institución con el alegato de que había abandonado su trabajo.


Según el corresponsal Peter Pablo Mateo, Josefina Fernández de 66 años dijo que se calló dos veces mientras laboraba en la institución, razón por la que sufrió una lesión permanente en uno de sus brazos.