Llenos de impotencia dicen sentirse amas de casa y comerciantes  del sector Brisa del Este, ante el mal estado de las calles del sector, lo que ha provocado accidentes en motores y que los niños que van a la escuela tengan que quitarse los zapatos para poder llegar a sus destinos.


El cuento de nunca acabar, así califican esta situación los que habitan el sector, por las consecuencias que sufren llueva o no, y las limpiezas que tienen que realizar constantemente en sus hogares,  vehículos, y negocios


Una de las afectadas es Alejandrina Encarnación,   una señora de 78 años, quien dijo que en más de 20 años que tiene residiendo en el sector, nunca ha visto una calle en buenas condiciones.


En el recorrido, el equipo de SIN  pudo observar que solo la calle principal  la único que está asfaltada, las quejas de los residentes corresponden a las vías laterales.