Los efectos y secuelas que ha dejado la pandemia del COVID-19 sobre la salud mental y el bienestar de la población podrían prolongarse durante muchos años, sobre todo en los más jóvenes, cuyo incremento en la demanda de atención médica se esti¬ma entre un 30 y un 40%.