Desconocidos lanzaron una bomba lacrimógena hacia el interior de un centro de diversión en la ciudad de San Francisco de Macorís.