La Policía dispuso la destitución y puso en retiro a los agentes que se encontraban en servicio en el destacamento de Naco cuando ingresó el joven David de los Santos que murió al recibir golpes en la cabeza y otras partes de su cuerpo, en momentos en que estaba bajo custodia policial el pasado 27 de abril. Se espera que el próximo viernes sean presentados ante el juez de atención permanente que tendrá la responsabilidad de imponer la medida de coerción a los acusados.