LOS ÁNGELES.- Britney Spears hizo una pausa en sus shows de Las Vegas para disfrutar las vacaciones del verano al máximo en compañía de sus hijos, lo cual parecía ir muy bien hasta que el fin de semana pasado fue detenida en el aeropuerto de Los Ángeles por activar los detectores de metal.

La "Princesa del pop" viajaba con sus pequeños para pasar un gran fin de semana, pero activó los sensores de seguridad cuando intentó acceder a la sala para tomar su vuelo, las alarmas no dejaban de sonar cada que ella pasaba, pese a que ya le habían quitado todo, por lo que nadie sabía qué era lo que estaba pasando.

El equipo de agentes del aeropuerto pensaron que el problema era el sombrero o los lentes de la cantante de 33 años lo que alteraba el detector, pero una vez que se los quitó, éste seguía sonando, así que ante la mirada desesperada de los demás pasajeros que se encontraban en la fila, le pidieron a la intérprete que se hiciera a un lado para que las personas pasaran.

Fue entonces cuando la cantante de "Baby One More Time" fue sometida a un control manual, momentos después pudo pasar a la sala y tomar su avión.

Fuente: Televisa.com