Cuando apenas comienza la cuesta de enero y los bolsillos no se reponen luego de las fiestas de diciembre, pocas familias empezaron a acudir este lunes a las jugueterías para aprovechar las ofertas previas al Día de Reyes. Mientras los comerciantes confían en superar las ventas con relación al año pasado.