Ante las revelaciones de que la empresa Karpowership, que explota la posibilidad de instalar una planta eléctrica flotante en Boca Chica, enfrenta denuncias por corrupción en tres países, las autoridades de ese municipio aclaran que no son las responsables ni de investigar a la compañía ni de dar la autorización final.