Por: Urelin Montero

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Tener una discapacidad física no es obstáculo para que las personas cumplan sus sueños, así lo demuestran, Teresa Vargas y Rafael Ruíz, quienes sorprendieron al público en la actividad de Fundación Ayúdame de Corazón.

Nacer con síndrome de Down no fue un obstáculo para que Teresa Vargas, explote su pasión por el baile e inclusive en grandes escenarios.

Ambos dejaron la emoción a flor de piel al presentarse en el evento de la Fundación Ayúdame de Corazón, que busca recaudar fondos para la construcción de un hogar para niños especiales.

La actividad también contó con la presentación del niño, cantante de ópera, Michel Merlino, quien exhortó a la población a ver con dignidad a las personas con discapacidad.